Un blog de viajes - Travellerspoint

Rishikesh

Un lugar para la introspección y la duda. Después de ocho horas en el taxi llegamos a Rishikesh a las ocho de la noche. Siguiendo las recomendaciones de la Lonely Planet nos acercamos al ashram en el que habremos de pasar las dos próximas noches. Y resulta que, en ocasiones, la guía se equivoca, o puede que sea que en un par de años pueden cambiar muchas cosas. Porque en realidad, el ashram tiene tanta pinta de ashram como mi sala de estar. Destartalado y sucio, sin toallas disponibles hasta el día siguiente, con un personal que no ofrece ni los servicios mínimos...pero en fin, son dos días y no tenemos tiempo que perder buscando mejores sitios. Así que nos la bancamos y regateamos para bajar el precio aún sabiendo que pagaremos más de lo que vale y merece. Sorprendentemente dormimos bien, en mi funda nórdica, y nos despertamos para probar la clase de yoga para principiantes de las ocho de la mañana. Tan sorprendentemente como resulta el madrugón resulta la clase. Con sólo Mick y yo como asistentes me resultaron interesantes las formas de nuestro profesor de yoga, su manera de hablar y entonar el inglés, muy melódica y teatrera. Sin embargo, me vino de perlas desentumecerme una hora. Luego decidimos hacernos una excursión Ganges arriba, sobre playitas de arena blanca, acercándonos a su orilla y buscando tesoros en las piedras erosionadas tras muchos años de fuertes corrientes, algunos encontramos, y una moneda de dos rupias! Volvemos al camino para llegar hasta una cascada donde realmente encontramos un tesoro, un cuarzo engarzado a una amatista que alguna otra turista/viajera había perdido antes. Seguimos caminando río arriba en busca de un restaurante perdido para encontrar un camino a otra cascada, de más difícil acceso, más grande y con unas formaciones alucinantes. Qué suerte! Compartimos el camino con coches, motos y docenas de monos negros y macacos que no cantaban pero tenían tanta gracia o más todavía. Luego de vuelta a la civilización, cargados de iones negativos buenos buenos para tomarnos una comida con tofu! Por fin una ducha calentita, que eso sí tiene bien el ashram, y una vuelta para ver los monos colgándose del puente y si te descuidas meando sobre los viandantes. Unas fotos, unas compras, unos regateos...Y ahora la cena, en un restaurante muy hipy y coqueto, de esos con creaciones en las paredes de los clientes. Una rica pizza vegetariana, un te orgánico y buena música para terminar el día. Mañana uno más.

Publicado por almudena 8:57

CompartirFacebookStumbleUpon

Índice de materias

Añadir el primero comentario

Éste blog necesita que estás miembro de Travellerspoint para añadir un comentario.

Inicia sesión en Travellerspoint con tu login

( ¿Qué es esto? )

Si usted no es un miembro de Travellerspoint? Regístrate ahora gratis.

Regístrate en Travellerspoint