Un blog de viajes - Travellerspoint

falsa alarma!!

Yuhuuu!

Por suerte debieron ser el curry y la cerveza los que hicieron mis visitas al baño más frecuentes de lo habitual porque para la tarde ya estaba bien y, por suerte también, no tuve que utilizar el baño del tren para tales menesteres. Y menos mal que fue así, porque la excursión de año nuevo bien mereció la pena. La mañana de Nochevieja conocimos a Alberto mientras los tres hacíamos cola para comprar un billete de tren hacia Delhi. Fue él quien sugirió que compartiéramos un taxi para visitar el templo jainista de Ranakpur, construido en mármol blanco y con unas 1444 columnas talladas todas diferentes. El lugar está emplazado al final de una carreterita con muchas curvas y muchos monos negros de cola tan larga como las manos que se lanzan hacia los coches y los desprevenidos turistas para arrebatarles cualquier cosa comestible. Eso sí, son taaaaan monos... En el camino nos sorprendió la morriña, pintado en una roca unas letras rojas sobre fondo blanco: Casa Manolo. Un restaurante español en medio de ningún sitio! Paramos por curiosidad a conocer a ese Manolo que se había perdido por allí; Manolo resultó ser un indio muy listo que hablaba español y había sabido aprovechar el hecho de que muchos turistas del país se acercan hasta esos templos de mármol. Seguimos camino una media hora más para llegar a Ranakpur, en un enclave idílico un mármol bellamente esculpido (15 años les llevó construirlo) unas columnas alucinantes, un ambiente relajado y tranquilo, lejos de los bocinazos y los ejercicios esquivatorios de la ciudad. Sol, calor, buena compañía y conversación y un rato muy agradable. Más monos, más viajeros y más curvas para regresar y comer en un restaurante de piedras y dos pisos con ventanales enormes por los que entraba un paisaje que me recordó a Asturias (¿más morriña?). Luego de vuelta al jaleo y a las compras de última hora para terminar cogiendo el tren que nos llevaría a Delhi con sólo 3,5hrs de retraso, de agradecer que fuera litera. Y ahora mismo de camino a Rishikesh, otra vez en taxi porque la combinación de transporte nos venía mal. Nos quedan unas cuatro horas más de carreteras y pueblitos que cruzar, tranquila, relajada a pesar de no llevar puesto el cinturón de seguridad (no por diversión sino por falta del mismo). Esta noche dormimos en un ashram, por fin, mañana madrugo para hacer yoga aunque me cueste, tengo unas ganas locas de desenquilosarme.

Publicado por almudena 7:54 Tagged rishikesh desde

CompartirFacebookStumbleUpon

Índice de materias

Comentarios

... eso de los retrasos, me recuerda lo que cuenta kapucinski en ébano, lo del choque entre nuestro tiempo absoluto y el suyo relativo, ... te lo pego, que siempre merece la pena releerlo, ... agurrak y buen viaje y eso, ...

...
«¿Cuándo arrancará el autobús?» «¿Cómo que cuándo?», «cuando se llene todo.»
Los europeos están convencidos de que el tiempo funciona independientemente del hombre, de que su existencia es objetiva, exterior, que se halla fuera de nosotros y que sus parámetros son medibles y lineales. el tiempo es absoluto: «Absoluto, real y matemático, el tiempo transcurre por sí mismo y, gracias a su naturaleza, transcurre uniforme; y no en función de alguna cosa exterior.» El europeo se siente siervo, depende de él, es súbdito. Para funcionar tiene que observar todas sus leyes, sus principios y reglas. respetar plazos, fechas, días y horas. Se mueve dentro del tiempo; no puede existir fuera de el. Y el le imponen su rigor, sus normas y exigencias. Entre el hombre y el tiempo se produce un conflicto, el tiempo lo aniquila.
Los africanos, perciben el tiempo de manera diferente. Para ellos, el tiempo es una categoría más abierta, elástica y subjetiva. Es el hombre el que influye sobre el tiempo, sobre su ritmo y su transcurso. El tiempo es algo que el hombre puede crear, la existencia del tiempo se manifiesta a través de los acontecimientos, y el hecho de que un acontecimiento se produzca o no, depende del hombre. El tiempo aparece como consecuencia de nuestros actos y desaparece si lo ignoramos. Es una materia que bajo nuestra influencia siempre puede resucitar, pero que se sumirá hibernará, e incluso anulará, si no le prestamos nuestra energía. El tiempo es una realidad pasiva y dependiente del hombre.
Traducido significa que si vamos a una aldea donde por la tarde debía celebrarse una reunión y allí no hay nadie, no tiene sentido la pregunta: «¿Cuándo se celebrará la reunión?» La respuesta se conoce de antemano: «Cuando acuda la gente.»
...

por l.a.

Éste blog necesita que estás miembro de Travellerspoint para añadir un comentario.

Inicia sesión en Travellerspoint con tu login

( ¿Qué es esto? )

Si usted no es un miembro de Travellerspoint? Regístrate ahora gratis.

Regístrate en Travellerspoint